reflexión

Abrázate fuerte

Nos escondemos del sol cuando nos da de frente, nos tapamos la cara porque nos quita la visión, nos quejamos porque él va sin preguntar con sus rayos impactando nuestra piel, con su calor haciéndonos sudar, con su agresividad derritiendo todo frío. De la lluvia nos quejamos también, sacamos sombrillas desde que nos cae del cielo, nos ponemos melancólicos, nos da pereza, el tráfico en las grandes ciudades empeora y cualquier fiesta al aire libre se daña. Así hacemos con nosotros mismos, con los demás. No entendemos que la belleza de cada uno está en aquello que vino a cumplir. Vivimos en constante negación, rechazo y destrucción.

Si no existieran las canciones, no pudiera existir quien las baile o las cante y si no existe quien baile  o cante, no existe público al cual entretener y si no existe público no existe restaurante y si no existe restaurante no existe quien lo administre y si no existe quien lo administre no existe el doctor que atiende a quien administra y si no existe doctor, no existe profesor y si no existe profesor, no existe la enseñanza y si no hay enseñanza, no hay descubrimiento ni iluminación.

Entonces es así, como cada uno, al igual que el sol o la lluvia, cumple un propósito. Nos centramos en el helado que se derrite y no en las flores que se alimentan, vemos la calle que se inunda y no la abundancia de la cosecha. Si entendiéramos que cada uno ocupa un espacio que está interrelacionado con los espacios de los demás, abrazáramos más fuerte la luz, la neblina, el sol, la lluvia, al prójimo, a nosotros mismos.

IMG_8952

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s