Sin categoría

Discurso a la humanidad

Gira otra vez la manecilla del reloj, ella está en clase y ya quiere que sea la hora de salir. El profesor habla, habla y habla y ella parece que escucha, escucha y escucha cuando en realidad, lo único que quiere es que sea la hora de salir. El dijo que la esperaría a las 6:00, en el mismo lugar de siempre; eran las 4:10 y la clase apenas acababa de comenzar, su cabeza daba vueltas y vueltas siempre regresando al mismo lugar, ella quería que llegara la hora de salir. Es normal que una chica de 18 años esté enamorada y mucho más normal es que encuentre cualquier distracción para no atender a clase, fuera de lo común sería valorar el presente.

Normal es, que tú y yo, sólo queremos que las manecillas del reloj avancen; siempre esperando a que sea «más tarde» porque el presente nos parece absurdo y porque encontramos cualquier distracción para evadir la realidad. La realidad, ahora mismo, es que el mundo está falta de amor. Todos los días escuchamos en las noticias que hubo un ataque, que mataron a tantos a cambio de un celular, que se robaron unos millones, etcétera etcétera… Yo digo que todo esto es por falta de amor; no es cuestión de religión, raza, nacionalidad o género; radica en nosotros los habitantes de la Tierra un individualismo que ciega, egoísmo que nos hace irrespetar los derechos de los demás. Desde el principio de la humanidad ha existido el bien y el mal pero estamos en un momento donde de 20 personas 15 tienen malas intenciones y 5 intentan ser mejores seres humanos todos los días. ¿Cómo pretendemos que una sociedad avance rápidamente, cuando la velocidad la determina el grupo mayoritario?

Propongo sembrar y propongo difundir el amor porque quien ama respeta y quien respeta tiene paz.  Les propongo sembrar a su alrededor por lo menos en 1 persona diaria para que a su vez, ella sea una multiplicadora y pueda sembrar en otro. Si de 20 personas, 5 siembran en un día el amor en otro ser humano, ese día se convertirían en 10 personas y si esas 10 a su vez siembran al siguiente día el amor cada una en otro ser humano, se convertirían en 20 personas, tan sólo al 3er día se convertirían en 40 personas multiplicando el bien en la sociedad; lo cual, en su defecto, superaría la cantidad de personas con malas intenciones. Ahora, mi pregunta es la siguiente:

¿Sigues esperando que las manecillas del reloj avancen?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s