Sin categoría

Paz.

Quiero sumergirme en el cielo y que el cielo sea el mar y que el mar sea la paz, que el ruido estruendoso de las olas griten libertad. Entre campos y campos de algas y millones y millones de corales ser una gota de agua que se confunde con la inmensidad del océano, una gota de agua que se convierte en corriente, corriente que fluye y se dirige a otras aguas, convirtiéndose en gota de agua otra vez.

Quiero sumergirme en la tierra y que la tierra sean las nubes y que las nubes sean partículas de agua llenas de magia, magia que cae en la tierra y crece. Magia que cae en la tierra y florece, magia que cae en la tierra y alimenta las raíces de los árboles que nacen de la tierra donde me sumergí.

Quiero hallar la paz, la paz que se esconde en el cielo, en la tierra y el mar; donde todo nació, donde no falta el pan; donde manda Dios y todo es obediente, donde lo que tienes no le importa a la gente, donde la gente no es nadie; donde la inmensidad prevalece a pesar de la humanidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s